Archivo general

Detalle del documento

Código referencia:
ES.30030.AGRM/414
Título:
Manuel Cassola Fernández, militar y político
Fecha inicial:
9-12-1857
Fecha final:
26-4-1890
Nivel de descripción:
Fondo
Volumen y soporte unidad de descripción:
1-Caja(s)
Historia institucional:
Nació en Hellín el 26 de agosto de 1837, y tras el fallecimiento de su padre, Alberto Cassola, ingresó, con quince años, en el Colegio Militar de Infantería de Toledo como cadete. Fue un prototipo de militar que procedía de fuera del Cuerpo, de familia de clase media, con una buena formación académica y una brillante hoja de servicios que se concretaba en once años de permanencia en Ultramar (Santo Domingo y Cuba) y su contribución en la lucha en España contra los carlistas y republicanos. Marchó a Cuba en 1862 y al año siguiente salió con una expedición para aplacar una insurrección en Santo Domingo, logrando como recompensa la concesión del grado de capitán. Volvió nuevamente a Cuba y ocupó el cargo de profesor de Geometría y Topografía en la Academia Militar de La Habana en 1865. De esta época datan los estudios matemáticos que poseía. Cuando en 1868 comenzó la guerra colonial, organizó una partida de voluntarios llamada ¿La 1.ª Guerrilla Volante¿, operando en las Villas Orientales. Como consecuencia de méritos de guerra se le ascendió a teniente coronel en 1869 y se le concedió la Encomienda de Carlos III. Habiendo enfermado en 1871 se vio obligado a volver a España. En mayo de 1873 se encargó de la dirección del Parque de Artillería y del cargo de Vocal de la Junta Organizadora del Ejército hasta que en septiembre del mismo año el Gobierno de Castelar le confió el mando del Regimiento Infantería de Galicia, con el que marchó al sitio de Cartagena hasta que se rindió en enero de 1874. Durante 1874 intervino en la ocupación de la Guardía, Ontón, Somorrostro, la liberación de Bilbao y operó en Vizcaya, lo que le supuso ascensos a coronel, brigadier y general. Se le dio el mando de la 2ª Brigada de la División de Castilla la Nueva, conquistando Sigüenza y Campillo del Alto Buey para continuar las operaciones en 1875 por el resto de la provincia de Guadalajara y Cuenca. A mediados de mayo estuvo en el Maestrazgo e intervino en la zona de Aragón y Valencia. En 1876 fue designado comandante general de la División de Vizcaya, iniciando un ataque a Santa Águeda, que obligó a los carlistas a abandonar sus posiciones desde donde amenazaban Bilbao y su ría. Finalizada la guerra, se le nombró comandante general de la 4.ª División de Castilla la Nueva y jefe de la instrucción táctica de todas las tropas a pie de la Administración de Madrid. Recrudecida la guerra en la isla de Cuba, solicitó su incorporación, desembarcando en La Habana el 13 de noviembre de 1876, haciéndose cargo de la Comandancia de Santa Clara (Villas Occidentales).Nombrado comandante general y gobernador civil del Departamento del Centro, inició un hostigamiento constante contra el enemigo, tomando parte activa en la Paz de Manjón (28 de febrero de 1878). Aquí se casó con Carmen Gutiérrez Arce, y a consecuencia de su salud, regresó nuevamente a España, otorgándose el grado de teniente general, en recompensa por sus servicios. En 1879 fue nombrado capitán general de Granada, cargo que dejó para representar en las Cortes al distrito de Cartagena, vocal de la Junta Consultiva de Guerra (1878-1883) y director general de Artillería (1883-1886). Pertenecía al Partido Liberal y fue elegido diputado a Cortes en las legislaturas de 1879, 1881 y 1886, senador en la de 1885. Con Sagasta fue nombrado ministro de Guerra (de 8 de marzo de 1887 al 14 de junio de 1888). Durante su mandato redactó el proyecto de Ley Constitutiva del Ejército que presentó a las Cortes en 1887. Este proyecto, que abordaba reformas en el ámbito militar y suponía su modernización, fue muy criticado por el sector conservador, que representaba la oposición, e incluso por militares liberales. El revuelo que se levantó fue tal que Cassola tuvo que dimitir el 14 de junio de 1888. No obstante, esta ley no cayó en el olvido, sino que sería recuperada por Canalejas en 1911 y por Azaña en 1931. Su contenido se podría resumir en los siguientes puntos: servicio militar obligatorio, sustitución del Cuerpo del Estado Mayor por un Servicio de Estado Mayor y eliminación de la dualidad de ascensos y escalas cerradas de Artillería e Ingenieros. La obligatoriedad del servicio militar levantó grandes suspicacias entre los sectores sociales más beneficiados que quedaban eximidos de esta prestación. Falleció en Madrid el 10 de mayo de 1890.

Imágenes/Documentos no disponibles
Productores 1
  • Cassola Fenández, Manuel (1837-1890)
Materias 4
  • Ejército
  • Ejército de tierra
  • Soldados
  • Política